Los proyectos de decoración de interiores para espacios comerciales deben ser planeados cuidadosamente, para enfocarlo en rentabilizar y optimizar los negocios de manera inteligente, funcional y económica. Lo primero es evaluar el plan de marketing del negocio, a través de su FODA para conocer el target (público), las ventajas competitivas, etc.  El interiorismo comercial se trata de optimizar los negocios de manera interna destacando las fortalezas, y de manera externa enfocando el espacio del local hacia la promoción.

Es bien sabido que cada negocio, sector y cliente tiene su propio mundo y necesita un diseño único, personalizado y bien adaptado a las necesidades. Es recomendable establecer una atmósfera acogedora y solemne, con base del tipo de ofertas o promociones. También se debe dar importancia a las vitrinas y mesas o muebles de exhibición, para que los productos sean expuestos a los clientes de manera atractiva. Además, la iluminación de estos muebles debe ser prioridad.  

Para que el interiorismo comercial sea funcional, se debe trabajar en las siguientes tres premisas:

Que tu cliente te conozca.

Que tu cliente conozca tu producto.

Que tu cliente te visite. Y que repita.